Blog

“La radio escolar es un recurso muy innovador que permite trabajar por proyectos, atendiendo los intereses del alumnado”. Esteban Gabriel Santana

Esteban Santana. Radio Escolar

Siguiendo con nuestra ronda de entrevistas a personas involucradas en el ecosistema educativo, tanto educadores como otros actores, nos hemos parado a charlar con Esteban Gabriel Santana Cabrera, maestro de Primaria, licenciado en Geografía y Coordinador del Plan de Comunicación del CEIP en Arucas en la isla de Gran Canaria.

Pregunta: ¿Qué proyectos educativos has llevado a cabo?

Respuesta: Llevo casi 25 años en la educación. Aparte de mi labor como maestro y miembro de equipos directivos, he sido asesor pedagógico del área de Comunicación del CEP Telde, asesor educativo en la Dirección Territorial de Educación de Las Palmas y coordinador del Área de Comunicación del Servicio de Innovación de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.  He sido coordinador de varios seminarios de investigación y proyectos de radio escolar y bibliotecas. En el CEP Telde coordiné el Seminario de Radio escolar “La radio como herramienta para la mejora de la competencia lingüística” que estuvo presente en SIMO EDUCACIÖN 2015. Actualmente soy formador en radio escolar, bloguero y colaborador de  prensa escrita y de varias revistas educativas. He dirigido y presentado varios programas de radio, el último titulado Onda Educativa y actualmente coordino una sección sobre radio escolar y educación en Canarias Radio la Autonómica, la radio pública de Canarias.

P: ¿Qué es para ti la educación?

R: Para mí la Educación es EMOCIÓN, PASIÓN y VOCACIÓN.  Cuando hablo de Educación no dejo de sentir pasión, es una emoción muy fuerte hacia todo lo relacionado con el aula, el alumnado, los proyectos, el cambio, etc. El maestro no descansa nunca. Afortunadamente he podido vivir experiencias en todos los niveles de la enseñanza, desde Infantil hasta Secundaria, y lo que sí que tengo claro es que sin pasión no hay educación. Trato de leer mucho, de formarme a través de seminarios, congresos, cursos de teleformación, autoformación, MOOCs y los presenciales a los que puedo acudir, aunque esta época de pandemia nos ponga muchos impedimentos.

Un docente al que no le apasione lo que hace nunca podrá ENSEÑAR. Me resulta tristísimo hablar con algunos “aspirantes” a docentes que lo único que les mueve es el horario, el sueldo y las vacaciones. Uno de ellos me decía que no podía aguantar el llegar a casa a las once de la noche y que por eso opositaba. Pero yo pensé, es que se le está olvidando lo más importante, la vocación. Porque puedo entender que la gente quiera progresar, tener un trabajo “seguro” y poder disfrutar de vacaciones…Pero, ¿y si le toca un turno de tarde noche? ¿A qué hora se cree que va a llegar a su casa? ¿Y si tiene que desplazarse a otra isla? ¿Y las clases no las prepara? ¿y la formación permanente?

Y enseñar es muy duro. Afortunadamente conozco a otros muchos docentes que lo dan todo por su trabajo. Están continuamente reciclándose, realizando formación, autoformación, teleformación y todas las modalidades que se les presente y les motive. Son muchos los docentes que prácticamente no tienen verano, no cuelgan el bolígrafo, el lápiz o la tableta y hasta septiembre, sino que aprovechan cursos de verano y on line, para poder aprender algo nuevo para llevarlo al aula el curso siguiente. Porque durante el periodo escolar no se crean que es fácil formarse, ya que la práctica diaria te come la mayoría del tiempo.

Durante este curso he podido realizar un MOOC, cursos en línea abiertos masivos destinados a la participación ilimitada y acceso abierto a través de la web, que aparte de  materiales muy interesantes, como vídeos, lecturas y cuestionarios,  proporcionan foros de usuarios interactivos que forman comunidades de aprendizaje para los estudiantes, profesores y los teaching assistants y que pueden relacionarse incluso fuera del ámbito formativo utilizando las redes sociales.

En fin, todo lo que hagamos por llegar hasta lo más profundo del corazón de nuestro alumnado será poco. Tenemos que emocionar a nuestro alumnado, porque lo que enseñemos con emoción y con pasión, a buen seguro que no se les olvidará nunca.

 P: ¿A qué retos se enfrenta hoy día la educación?

R: El ambiente de las aulas, en pleno S XXI, apenas ha cambiado en lo que respecta a su color, olor y podríamos decir sabor. Desde hace muchos años ya, se hace necesario  en el mundo de la educación un aire de cambio, que ventile nuestras aulas y nuestra práctica educativa como docentes. Este cambio está costando más de lo esperado ya que se hace harto difícil trabajar con unos medios que siguen siendo los mismos, o casi los mismos, en la mayoría de los casos, que hace varios lustros. Muchas veces nos empeñamos como docentes en crear “moldes” y no a “amoldar” la educación a cada discente, dependiendo de su capacidad y de sus inteligencias.

Las propuestas de cambios en la sociedad y en la educación deben ir de manera paralela, porque la educación tiene que estar en cambio continuo, en progresión, como la sociedad misma. Es verdad que dentro del sistema educativo siempre nos encontraremos sectores que son más propensos al cambio que otros a los que no le interesa salir de su zona de confort, por comodidad o por intereses económicos. Pero el sistema educativo, que somos todos, legisladores, padres, alumnos y educadores, debemos poner nuestro granito de arena para impulsar este cambio educativo y hacer que la escuela del S XXI sea diferente a la del XIX y a la del XX, por lo menos. Como bien decía Hesíodo a mitad del S. VIII a C , ayudemos a nuestro alumnado  y a nuestros hijos a aprender a ser lo que sean capaces de ser.

Esteban Santana. Experiencias

 P: Educación y tecnología. ¿Amigas o enemigas? ¿Qué trabajo queda por hacer?

R: La tecnología está tan presente en nuestras vidas que parece que siempre ha estado con nosotros. Mis hijos no han vivido otra cosa que en un mundo tecnológico, controlado por máquinas y aparatos electrónicos y donde la información de un lado a otro del mundo es inmediata. Para ellos es difícil  comprender que antes no había televisión ni teléfono y que el simple hecho de hablar con sus primos a través de Skype o Meet, donde se pueden ver y hablar en directo con solo apretar un botón del Ipad o el teléfono,  algunos años atrás era poco menos que impensable.

Los avances tecnológicos llevan consigo un desarrollo de los medios de información, por lo tanto una sociedad como la nuestra necesita una educación actualizada a los tiempos que vivimos, con medios tecnológicos adecuados, pero sobre todo, con la preparación actualizada del profesorado. Todavía nos encontramos a muchos docentes en nuestros centros educativos que son reticentes a utilizar las tecnologías de la información y la comunicación en el aula, bien porque no creen en su utilidad, bien porque son “analfabetos digitales”. A todos se nos ha dado el caso en más de una ocasión, que son nuestros propios hijos o alumnos los que nos solucionan problemas técnicos con el móvil, tableta u ordenador. O son los que en muchas ocasiones nos indican los pasos a seguir a la hora de usar o descargar cualquier programa. Partiendo de esto, lo que está claro es que no podemos dar la espalda a la realidad y la educación del Siglo XXI tiene que ir en consonancia con la sociedad del S. XXI.

Si la Educación funcionara como las empresas, a buen seguro que ya habría un mentor en cada centro o por distrito, ya que nos aseguraría un porcentaje de éxito mayor en la implementación de la innovación

P: ¿De qué manera revolucionas tu centro con las TICs?

R: En 6º de Primaria trabajamos por Proyectos, por ello el trabajo cooperativo y colaborativo es una constante en el aula, con o sin TIC, porque no siempre las tenemos a nuestro alcance. El CEIP en Arucas, ya dispone de un aula similar al Aula del Futuro, que este año no podemos compartir los dos sextos por la pandemia y la falta de espacios. Pero a pesar de la COVID, apostamos por la inclusión de las TIC en nuestro centro aunque  las dificultades son muchas. La primera es la conectividad y aunque tenemos tablets, en muchas ocasiones la red se ha venido abajo. Pero les explico un poco cómo tengo distribuida el aula:

  1. Área de investigación y Trabajo: para el trabajo por proyectos, individual cooperativo y colaborativo. Durante todo este proceso, el uso de las TIC es importante y determinante no solo para la realización del producto final sino para su posterior visibilización. Señalar que en la situación de aprendizaje detallaremos los materiales y recursos que necesitamos para nuestro proyecto, incluyendo recursos humanos, materiales y temporales, que tendrán un papel determinante a la hora de difundir el producto final y aquellas evidencias que resulten interesantes a lo largo del periodo de implementación de la experiencia, aunque aquí hagamos mención solo a los espacios.
  2. Área de exposiciones: donde se presentan los trabajos, se realizan las exposiciones orales, se realizan dinámicas y donde traemos a ponentes e invitados.
  3. Área de Radio Escolar: Este espacio está fuera del aula y lo compartimos con el resto del centro. La radio escolar es una herramienta importantísima en nuestro centro y muy innovadora que permite trabajar por proyectos, partiendo del propio currículo y atendiendo los intereses del alumnado, teniendo en cuenta los distintos talentos, fomentando el aprendizaje desde el pensamiento a través de la utilización de rutinas y destrezas de pensamientos en el proceso y sobre todo permite hacer evaluación entre iguales y autoevaluación a lo largo de todo el proceso de enseñanza aprendizaje. Además hemos constatado que es una herramienta muy potente a la hora de comunicar los aprendizajes, de hacerlos visibles al resto del centro, a las familias, a la sociedad en general. Ayuda a que el alumnado tenga una visión del producto final que se espera construir. Esto crea un contexto y una razón para aprender y entender los conceptos clave mientras se trabaja.  Ya que la investigación es parte imprescindible del proceso de aprendizaje, así como la necesidad de crear algo nuevo. Los alumnos deben formular(se) preguntas, buscar respuestas y llegar a conclusiones que les lleven a construir algo nuevo: un producto radiofónico. Implica un proceso continuo de evaluación y reflexión. Los alumnos aprenden a evaluar y ser evaluados para mejorar la calidad de los productos en los que trabajan; se les pide reflexionar sobre lo que aprenden y cómo lo aprenden. Implica una audiencia. Los alumn@s presentan su proyecto a otras personas dentro y fuera del aula. Esto aumenta la motivación del alumnado al ser consciente de que tiene un público y además le da autenticidad al proyecto.
  4. Área de Croma: Este espacio nos va a ayudar a comprobar que el alumnado, individualmente en parejas o en grupo, sea capaz de analizar diferentes fuentes bibliográficas o digitales (bibliografía, prensa, Internet…) que le ayuden a mejorar progresivamente en su uso de la lengua, a descubrir nuevas realidades, a despertar la curiosidad, y a ir progresivamente desarrollando estrategias que le permitan construir su propio aprendizaje de manera significativa, con la finalidad de obtener información y utilizarla, haciendo uso de las nuevas tecnologías, trabajando en parejas y en grupo, con espíritu colaborativo, mostrando interés por utilizar la lengua de manera adecuada, adaptada a su entorno. El croma nos permite acercarnos a una situación real para expresar emociones, hacer narraciones, descripciones, exposiciones, argumentaciones, noticias, entrevistas, reportajes…
  5. Área de los Videojuegos: aunque todavía no lo he implementado, pienso que las nuevas tecnologías y algunos videojuegos hacen que sea distinta la manera de aprender de nuestro alumnado, de comunicarse, de concentrar su atención o de abordar una tarea, por lo que la escuela no puede darle la espalda a esta realidad. La propia Ley de Educación afirma que las Tecnologías de la Información y la Comunicación deben ser una pieza fundamental para producir el cambio metodológico que lleve a conseguir el objetivo de mejora de la calidad educativa. En pocas palabras, nos habla de cambio educativo, nuevas tecnologías, nuevas formas de aprender, nuevas formas de comunicarse y mejora del rendimiento. Pero todo dentro de un aprendizaje significativo. La Escuela no debe de ser más que el reflejo de lo que se vive en la sociedad. No puede ir el profesorado y sus metodologías por un lado y la sociedad por el otro. Por ello, los videojuegos deben estar dentro de mi aula. 

P: ¿Qué efectos ha tenido el Covid-19 en los educandos? Y, ¿en los padres?

R: La vuelta a clase después de seis meses tras el confinamiento por la pandemia había que prepararla bien y por ello el profesorado de 6º de Primaria del CEIP en Arucas en Gran Canaria nos planteamos que lo mejor que podíamos realizar era trabajar los miedos, sacarlos a flote, compartirlos y mostrar estrategias para poder dominarlos.

En este tiempo de alerta sanitaria hemos tenido la gran oportunidad para fomentar la colaboración del alumnado, el trabajo en equipo y la sociabilidad, respetando las normas de seguridad, ya que tenemos herramientas que trabajan estos factores que se pueden desarrollar con las TIC. Nosotros nos planteamos a principio de curso quitar los miedos del regreso y conocer las normas de convivencia, aprender a obrar de acuerdo con ellas, prepararse para convivir dentro de esta nueva normalidad y respetar las normas establecidas para evitar contagios. Conocer y desarrollar hábitos de trabajo individual y de equipo, de esfuerzo y de responsabilidad para el respeto de las normas de la nueva convivencia, así como actitudes de confianza en sí mismo, sentido crítico, iniciativa personal, curiosidad, interés y creatividad en el aprendizaje, y espíritu emprendedor. Adquirir habilidades para la prevención y para la resolución de los problemas derivados de esta nueva realidad, que puedan desenvolverse con autonomía en el ámbito escolar. Trabajar la competencia comunicativa básica que les permita expresar y comprender mensajes sencillos y desenvolverse en situaciones cotidianas.

Y por último, nos planteamos utilizar diferentes representaciones y expresiones artísticas e iniciarse en la construcción de propuestas visuales y audiovisuales. En eso estamos. 

P: Felicidades por estar nominado a los Premios Educa Abanca. ¿Qué supone para ti esta nominación?

R: Muchas gracias. Estoy muy orgulloso de haber llegado al corazón de mis niños y niñas y de sus familias, que son los que me han propuesto a estos premios. Y esto es lo más importante para mí, el gesto de “premiarme” por hacer mi trabajo. Pero además creo que iniciativas como la de Educa Abanca de poner en valor la figura del docente, es algo encomiable. Porque desgraciadamente la figura del profesor se ha visto “degradada” y yo diría que “apaleada” en los últimos años. Sin medios y “buscándonos la vida” tratamos de hacer nuestro trabajo lo mejor posible y esto se ha visto claramente durante el confinamiento. Creo que esta nominación es un reflejo del buen trabajo que está haciendo el profesorado canario a pesar de que las pruebas PISA digan lo contrario. Me identifico con muchos compañeros de los que aprendo cada día, con los que comparto mis aprendizajes y mis enseñanzas y que, aunque no están nominados, sí que hacen una gran labor en sus centros educativos. Por ello, creo que esta es una gran oportunidad para visibilizar todos los proyectos que realizamos en las islas, sobre todo con la radio escolar como herramienta educativa, a pesar de la lejanía, y donde hay unos profesionales educativos de primera categoría.

La radio escolar es un recurso muy innovador que permite trabajar por proyectos, partiendo del propio currículo y atendiendo los intereses del alumnado, teniendo en cuenta los distintos talentos

P: ¿Cómo se puede innovar en la educación?

R: Ésta es una de las principales preocupaciones  de muchos profesionales de nuestros centros educativos. Pero en todos ellos hay una coincidencia: “el principal problema es el tiempo”. Una buena ponencia, charla, taller, etc., necesita tiempo para la información y para la formación pero también necesita tiempo para la implementación. La “responsabilidad”  de la innovación en las aulas “cae” en la jefatura de estudios, líder pedagógico del centro, pero que está en muchas ocasiones tan saturada por la burocracia y el papeleo, que no tiene tiempo literal para encargarse de su principal competencia, el liderazgo pedagógico y el cambio educativo. 

A lo largo de los últimos años hemos visto “morir” muchos proyectos innovadores en centros porque han quedado “difuminados”  por falta de tiempo para la coordinación y una buena implementación, acompañado claro está, por unos espacios poco adecuados para el trabajo cooperativo y colaborativo, un ambiente de aula que provoca todo tipo de sentimientos menos ilusión, ganas, imaginación, etc…

En Canarias tenemos desde hace varios años en los centros la figura del profesorado DAP (docente de actualización pedagógica), que en docencia compartida trata de implementar toda aquella formación que recibe desde los centros del profesorado. Pero al Dap le pasa lo mismo que al jefe de estudios, tiene una serie de horas estipuladas en su horario para formación, para entrar en dos o tres grupos, y hacer lo que pueda, con ayuda del tutor. Y hay experiencias muy bonitas que se están desarrollando y las hemos visto en Jornadas de Buenas Prácticas.

En los centros debería crearse una figura que es el mentor, un docente experimentado miembro del claustro y que debería ser el responsable de la innovación del centro, en coordinación con la jefatura de estudios, el dap si lo tuviera, el equipo de orientación y las asesorías de referencia de los centros del profesorado.

Si la Educación funcionara como las empresas, a buen seguro que ya habría un mentor en cada centro o por distrito, ya que nos aseguraría un porcentaje de éxito mayor en la implementación de la innovación, y por supuesto que aumentaría el éxito escolar, pero sobre todo, tendríamos un guía preparado para acompañar al centro en el proceso de cambio. Permítanme terminar diciendo una frase que ya he repetido en alguna otra ocasión: “ponga un mentor en su centro” si no quiere que el cambio educativo sea “flor de un día”. 

P: ¿Cuál es tu visión sobre el papel que debe ejercer los medios de comunicación en la educación y viceversa?

R: La escuela debe estar abierta a los cambios que la sociedad de la información y la comunicación nos está ofreciendo día a día. Aquí juegan un papel relevante las redes sociales que también se están haciendo un hueco, no solo como visibilizadora de los proyectos que se desarrollan en los centros sino como una manera de compartir y obtener información de otros centros y tener un feedback actualizado de lo que estamos haciendo en las aulas.

Pero yo soy un amante de la radio como herramienta educativa porque es motivadora, inclusiva, creativa y sobre todo competencial y además porque la llevo utilizando desde hace mucho tiempo en el aula. Como herramienta didáctica y potenciadora de las habilidades y destrezas comunicativas, sociales y ciudadanas es muy potente; amén de favorecer la autonomía personal en el aprendizaje, aumentando la motivación y la convivencia en entornos favorables para el trabajo cooperativo y la colaboración entre el alumnado.

Nos ofrece la posibilidad de desarrollar la competencia aprender a aprender ya que trabajamos una serie de destrezas que requieren la reflexión y la toma de conciencia de los propios procesos de aprendizaje, qué estamos aprendiendo y para qué nos servirá. En definitiva invita a ser capaces de apoyarse en experiencias vitales y de aprendizaje previas con el fin de utilizar y aplicar los nuevos conocimientos y capacidades en otros contextos, como los de la vida privada y profesional, sobre todo en el uso de los medios de comunicación.

La radio escolar es un recurso muy innovador que permite trabajar por proyectos, partiendo del propio currículo y atendiendo los intereses del alumnado, teniendo en cuenta los distintos talentos, fomentando el aprendizaje desde el pensamiento a través de la utilización de rutinas y destrezas de pensamientos en el proceso y sobre todo permite hacer evaluación entre iguales y autoevaluación a lo largo de todo el proceso de enseñanza aprendizaje. Además hemos constatado que es una herramienta muy potente a la hora de comunicar los aprendizajes, de hacerlos visibles  al resto del centro, a las familias, a la sociedad en general.

Esteban Santana. Radio Aruquita

En cuanto a la competencia social y ciudadana, la radio fomenta la habilidad para interactuar en el ámbito público y para manifestar solidaridad e interés por resolver los problemas que afecten al entorno escolar y a la comunidad a través de los medios de comunicación. Es el escenario ideal para la reflexión crítica y creativa y la participación constructiva en las actividades del barrio. Los alumnos aprenden a evaluar y a ser evaluados para mejorar la calidad de los productos en los que trabajan; se les pide reflexionar sobre lo que aprenden y cómo lo aprenden. Implica una audiencia. Los alumnos presentan su proyecto a otras personas dentro y fuera del aula. Esto aumenta la motivación del alumnado al ser consciente de que tiene un público y además le da autenticidad al proyecto.

Y por último, en cuanto a la competencia comunicativa, en esta situación de aprendizaje veremos cómo le ayuda al alumnado a leer y entender textos escritos (webs, noticias, biografías, etc.), escuchar y entender textos orales: toma de notas, audiciones, etc., escribir textos: hacer guiones, redactar noticias, entrevistas, etc., Producir textos orales: exposiciones, debates, entrevistas, etc., interactuar, organizar y gestionar los productos radiofónicos, debatir, llegar a acuerdos, etc. Todos estos beneficios al final nos llevará a que haya una mejora del rendimiento escolar, mejora del absentismo y la convivencia (aula y centro), un profesorado más formado en comunicación lingüística,  a que se ha fomentado el hábito lector del alumnado (distintos tipos de textos) y se ha fomentado el trabajo colaborativo del profesorado en torno a esta herramienta.

Y esto que hablo de la radio, podría servir para la TV y la prensa.

Esteban Gabriel Santana Cabrera  @EGSCTamaraceite