Blog

“Las emociones influyen en el aprendizaje, en la conducta y en la salud”, Lucía Agut, Programa RETO

Lucia Agut. Educacion emocional

¿Por qué es importante tratar las emociones en el aula, la familia y el trabajo? No debemos sentirnos mal por expresar nuestra tristeza, miedo o ilusión. En la medida que trabajamos nuestras emociones nos ayudamos tanto a nosotros mismos como a los demás. Permitimos al otro que nos entienda y, más importante, nos respete. Las emociones deben trabajarse desde que somos pequeños contando con el apoyo de la familia, la escuela y demás agentes implicados en la educación. En esta misión, nuestra invitada, Lucía Agut, maestra de Educación Primaria y formadora del Programa RETO (cuya autora es Eva Solaz Solaz), se encarga de explicarnos cómo podemos aunar emociones y escuela.

Miedo, frustración, ira, rabia, alegría, tristeza… estas son palabras que están en nuestro ADN y que todos hemos sentido alguna vez. Ahora bien, ¿sabemos identificarlas cuando nos suceden? ¿Sabemos expresarlas correctamente? ¿Sabemos qué hacer cuando las sentimos? A estas tres preguntas intenta dar respuesta el programa RETO.

Como dice José María Toro (uno de los referentes de educación emocional en España), las emociones no son una moda, son otro modo de abordar la relación de maestros y alumnos y de familias e hijos/as. Actualmente la neurociencia ya nos ha demostrado que las emociones influyen en el aprendizaje, en la conducta y en la salud.

Por ello, es fundamental entender que la educación emocional es un proceso continuo. Es importante que desde pequeños los niños y niñas vean que los adultos ponemos nombre a las emociones y que legitimamos todas ellas puesto que no hay emociones buenas ni malas. Hay emociones que nos hacen sentir mejor y emociones que nos hacen sentir peor. Si realizamos este entrenamiento, cuando lleguen a la adolescencia, etapa asociada a cambios hormonales y, por lo tanto, a cambios emocionales (ya que cuando sentimos una emoción al torrente sanguíneo le llegan sustancias químicas diferentes entre ellas hormonas) ya tienen adquiridos hábitos de control emocional, de empatía, de gestión emocional…

La familia es una pieza clave en todo este proceso. Si queremos hacer un cambio de escuela y sociedad necesitamos que todos los agentes educativos caminemos juntos. Por eso, las familias ocupan un papel muy importante en el programa RETO, de hecho, son ellas quienes inician el programa a través de una felicitación. Es verdaderamente emocionante ver la cara de los niños y de las niñas cuando reciben esa felicitación de su familia.

Lucia Agut. La caja de las emociones

Programa RETO

El programa RETO es un proyecto de centro y que está llevándose a cabo en más de 200 escuelas de educación infantil y primaria y más de 15 institutos RETO. Es un proyecto porque si queremos un cambio de mirada, un cambio de escuela debemos estar todos implicados. ¿Cómo lo hacemos? Dedicando espacios y tiempos para la educación emocional. Dentro del programa nos centramos primero en enseñar a los niños y a las niñas a identificar sus emociones, a etiquetarlas y a ponerles nombre para que amplíen su conciencia emocional. Finalmente, les dotamos de recursos para expresarlas y gestionarlas.

El programa está basado en el modelo de inteligencia emocional de Salovey y Mayer (1990) y sigue las recomendaciones de Rafael Bisquerra (1949). De ahí que esté estructurado en tres grandes bloques: identificar las emociones, expresar las emociones y aprender a gestionarlas.

Por otra parte, también nos vinculamos emocionalmente con nuestros alumnos y alumnas a través de los juegos RETO y a través de los espacios de resolución de conflictos que creamos en la escuela como por ejemplo el rincón de la amistad o el banco de la paz.

Una vez a la semana, en la sesión RETO que se lleva a cabo en cada aula, nuestros alumnos y alumnas saben que estamos disponibles para ellos y ellas. Para escucharlos, para ayudarles a saber qué les pasa, en definitiva, para compartir momentos mágicos donde expresan sus emociones….

Todos los materiales (cuentos, actividades enlazadas, talleres…) están adaptados a cada curso. Por eso, las Escuelas RETO tienen en su centro un proyecto de educación emocional continuado y donde todas las etapas educativas están conectadas.

Las familias ocupan un papel muy importante en el programa RETO, de hecho, son ellas quienes inician el programa a través de una felicitación

Actualmente, se ha conseguido el sueño de la autora de este programa, Eva Solaz Solaz, el cual era conectar las tres etapas educativas. Tras Programa RETO (libro de 3 a 12 años), Eva ha publicado recientemente “Emociones”, todo un RETO (13 a 16 años) y en unos meses saldrá a la luz la publicación del libro “Sembrando semillas” (0 a 3 años) donde creamos ese bonito jardín en los primeros años de vida para que se desarrollen emocionalmente.

Hoy en día vivimos en una sociedad cambiante, tenemos familias con diferentes modelos y estructuras y ahora más que nunca debemos acompañarlos emocionalmente. Escuela y emociones no pueden ir por separado, no nos podemos “desenganchar de las emociones”.

El objetivo fundamental de este proyecto es que nuestros alumnos y nuestras alumnas se conviertan en buenas personas. Cuando una persona sabe calmarse cuando lo necesita, sabe reflexionar sobre un problema, sabe ponerse en el lugar del otro…estamos consiguiendo que sean buenas personas.

Nuestros alumnos y nuestras alumnas de hoy son los que van a poder cambiar la sociedad que tenemos. En la escuela tenemos todos los elementos necesarios para ayudarles puesto que en la escuela es donde afloran muchas emociones, surgen conflictos y tenemos una oportunidad maravillosa para gestionar todos estos momentos.

“Nuestra felicidad tiene mucho más que ver con el bienestar emocional que con la cantidad de conocimiento que tengamos” Begoña Ibarrola.

Sobre la autora:

Lucía Agut León.
Maestra de educación Primaria.
Licenciada en Psicopedagogía.
Directora de estudios de un centro público de la Comunidad Valenciana.
Formadora RETO.