Blog

Redes Sociales, menores y comportamiento

Comportamiento menores redes sociales

¿Sabías que cuánto más joven es una persona más tiempo pasa en las redes sociales? Nuestros escolares adolescentes pasan horas y horas delante de dispositivos móviles y tablets para consultar sus distintas RRSS, zapean de una red a otra llegando a consumir más de 3 horas al día. En concreto, los jóvenes de entre 13 y 17 que usan en exceso las redes sociales sufren más ansiedad y depresión que aquellos que no hacen un uso prolongado de éstas, según un estudio de la Escuela de Salud Pública Bloomberg John Hopkins.

No solo son las RRSS, los videojuegos (ya sean a través de plataforma, PC o móvil), según el uso que se les aplique son considerados como “problema mental”. Más aún, en el año 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó a reconocer por primera el trastorno por los videojuegos como problema mental. Este tipo de comportamiento que hacen los menores de manera continuada llega a desembocar en un descontrol del juego (no saber cuándo parar o interrumpir), descuido de otras actividades o necesidades vitales frente al juego y, por último lugar, la concurrencia de dicha conducta negativa como fruto de todo lo anterior.

Menor videojuegos

Es muy probable que un niño que aún no ha aprendido correctamente a escribir con 7 años esté perfectamente conectado con sus amigos, familiares o compañeros de clase a través de WhatsApp, Twitter, Instagram o Tik Tok y un largo etcétera. Su deseo de sentirse incluido y reconocido por un grupo social hace que consuman más redes sociales obviando tareas propias de su edad como comer, dormir, estudiar, jugar al aire libre y conocer su entorno. El problema no reside tanto en la necesidad de sentirse parte de un grupo, que es innato a todo ser humano, sino en el descontrol de los menores en las redes sociales que, por el hecho de estar formándose y estar bajo nuestra custodia, comparten fotos, vídeos y mensajes ajenos a su intimidad personal.

Mi Huella Digital: ¿Cómo podemos educarlos en el uso de Redes Sociales?

Con ello no queremos decir que el uso de redes sociales y/o videojuegos cause problemas mentales. Nuestra labor desde Educando Seguro y de la mano de nuestro colaborador Mi Huella Digital es concienciar sobre el tiempo que pasan nuestros menores en los distintos medios sociales, que, con el tiempo puede derivar en un retraimiento social, incapacidad para conciliar bien el sueño o falta de concentración para el desarrollo de sus actividades diarias que dejan de ser diarias para convertirse en puntuales.

¿A qué edad consumen Redes Sociales los menores?

Los menores acceden a las RRSS con más frecuencia dándose por sobreentendido que al nacer con el apellido “digital” deben consumirlas desde recién nacidos. A veces, inconscientemente o con el objetivo de tranquilizar al niño le damos el teléfono móvil para que coma, se calle o para no ocuparnos de ellos. Estamos obligándole a hacer un uso prolongado de estos medios sin necesidad. No olvidemos que nuestros mayores han sabido salir adelante sin Tik Tok y sin Instagram.

Damos por hecho que los menores usan desde bien temprano las distintas redes sociales. Sin embargo, en nuestro país el acceso a estas plataformas está regulado en el art.13 del Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el se aprueba el Reglamento de Desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal, que establece que “podrá procederse al tratamiento de los datos de los mayores de catorce años con su consentimiento, salvo en aquellos casos en los que la Ley exija para su prestación la asistencia de los titulares de la patria potestad o tutela. En el caso de los menores de 14 años se requerirá el consentimiento de los padres o tutores”, aclaran desde la Asociación de Internautas.

De esta manera, a partir de los 14 años, los educandos podrían empezar a tener su propia cuenta y hacer uso de éstas (Twitter, Snapchat, WhatApp, Instagram, YouTube, WeChat o Tik Tok) siempre y cuando exista un consentimiento por parte de los padres o tutores legales. ¿Existe hoy día dicho consentimiento? Por supuesto, esta franja de edad se rebasa con más frecuencia y nos encontramos con casos de ciberacoso donde se vulnera gravemente la identidad del menor.

En el caso americano, las cifras no varían mucho. Un estudio financiado por el gobierno de Estados Unidos (Population Assessment of Tobacco and Health Study) destacaba los siguientes datos:

  • Cerca de un 17% de adolescentes no usan redes sociales
  • Un 32% consume menos de 30 minutos en las redes sociales
  • Un 31% pasa conectado entre media hora y 3 horas al día
  • Cerca de un 12% gasta hasta 6 horas en las redes sociales
  • Cerca de un 8% de los alumnos que fueron entrevistados en dicho estudio aseguraron que pasaban más de 6 horas al día en las redes sociales.

Los datos los tenemos ahí y son abrumadores. Nuestros menores se levantan, comen, estudian y se relacionan a través de dispositivos digitales donde vuelcan toda su confianza ajenos a los acosos que pueden encontrar. En este aspecto, tanto en Educando Seguro como en Mi Huella Digital estamos de acuerdo con el hecho de que debe existir una mayor regulación de los medios sociales, plataformas para compartir vídeos y mensajes con el fin de proteger a nuestros menores.

Sobre Mi Huella Digital

Mi Huella Digital nace con el objetivo de informar y concienciar a los ciudadanos del impacto de la huella digital y su protagonismo en la sociedad, tanto a nivel personal como profesional. La privacidad de nuestra identidad digital es algo en lo que debemos colaborar todos los actores que formamos parte de la comunidad educativa con el deseo de educar a nuestros menores en el buen uso y manejo de las redes sociales y las consecuencias del excesivo o uso indebido de éstas.

Sobre la autora:
Marta Gómez Castelló, colaboradora de Educando Seguro y periodista